Chupeteros personalizados

Los chupeteros personalizados, son uno de los más bellos accesorios para nuestro bebé. Además, son muy útiles. Porque con ellos los chupetes estarán en su lugar siempre. Ni se contaminarán por caer al suelo. Tampoco se nos  extraviarán. Lo que no debemos es confundirlo con un juguete para bebés. Ya que, son una herramienta. Más bien, de cuidado de uno de sus enseres personales. Y así, debemos guardar las precauciones necesarias.

En la actualidad, hay muchos modelos creativos de chupeteros personalizados. Cada uno con un toque distinto, genial de personalidad y autenticidad. Así, que ahora los chupeteros personalizados están de moda y son una gran novedad. Al mismo tiempo, que representan un detalle muy especial que le da pertinencia e identidad a las cosas de nuestro bebé. Aparte de que es un accesorio indispensable.

Hay muchas maneras de hacer chupeteros personalizados. Por ejemplo, utilizando diferentes figuras con hermosos motivos para identificar y construir el nombre del peque. O bien, empleando bolas o dados de silicona o madera de cualquier color. Lo que hace que por su originalidad, se destaquen de los demás.

Para quienes solo quieren adquirirlos, es bueno saber, que hoy en día, también es muy fácil adquirir chupeteros personalizados. Tanto en tiendas comunes, como online. Estos, ya vienen hechos, diseñados y con nombres de bebés para escoger. Así, está listo el que deseamos con el nombre de nuestro hijo. Para ello, chupeteropersonalizado.com es una opción ideal, que ofrece de los mejores productos. Por otra parte, hay diferentes formas para elaborarlos de manera casera y/o artesanal. Lo que hace que podamos encontrar una amplia gama de modelos con distintos materiales.

Seguridad en el material y elaboración de chupeteros personalizados

En tal sentido, a la hora de elaborarlos es importante que sepamos elegir el mejor material. Lo ideal, es que hagamos uso del reglamentado. Ya que, debemos asumir correctamente la responsabilidad de elaboración. Teniendo en cuenta que cualquier irregularidad es denunciable de forma inmediata. Porque nuestro bebé debe manipularlo de forma segura. Por lo que debemos fijarnos minuciosamente en la calidad de los colores y texturas. A su vez, de la forma, tamaño y estructura de las piezas. De manera tal, que podamos tener tranquilidad cuando lo usamos. Para lo que es indispensable que nuestro peque no corra ningún riesgo o daño. Por ejemplo, como peligros de asfixia mecánica, infecciones o accidentes, como los traumatismos. Entonces, lo más recomendable es que busquemos material de bisutería especial para los chupeteros personalizados; como los que hay en el mercado cuya seguridad para su uso en pediatría ha sido testeado y comprobado.

Lo ideal, es que sigamos la normativa europea  UNE-EN 12586 (Artículos de puericultura para broches de chupetes. Requerimientos de seguridad y métodos de ensayo). De esa manera, estar seguros de ofrecer la calidad adecuada. Porque si de seguridad se trata debemos garantizar la perfección. Ya que, con los bebés no podemos cometer errores al cuidar su seguridad. Ya que, esto implica proteger su salud y su vida. Asimismo, en casa debemos hacer uso adecuado de los chupeteros. Guardando las precauciones necesarias. Por ejemplo, no acostar al bebé, ni dejarlo solo con los chupeteros y tampoco dejemos que se lo lleve a la boca.

La elaboración es sumamente sencilla. Por lo que cualquier persona con dedicación puede realizar chupeteros personalizados. Sin necesidad de tener una preparación intelectual y/o compleja para ello. Solo necesitaremos unos 15 minutos para elaborar cada uno. Pues, lo demás dependerá simplemente de nuestra creatividad e imaginación. Para lograr nuestro propio diseño único y original.

Tengamos a mano los materiales y herramientas que necesitaremos

Lo primero que debemos hacer es buscar todo lo necesario para llevar a cabo nuestra manualidad. Para ello, es importante en que verifiquemos que los materiales sean de la mejor calidad.

  • Hilos o cordones de satén o de poliéster.
  • Aguja grande.
  • Regla.
  • Tijera.
  • Encendedor.
  • Clip de chupetero.
  • La figura del motivo que seleccionemos.
  • Bola de seguridad de 12 mm.
  • Cubos con letras.
  • Cuentas de 10 mm.

Ahora ¡Manos a la obra!

chupeteros personalizados

Paso 1: Diseñemos

Para empezar, coloquemos las bolas como queramos armar el chupetero. Asegurándonos que no mida más de 22 cm de largo. Ya que, es lo que estipula la normativa, para evitar el riesgo de estrangulamiento en los bebés. Debido a una longitud inadecuada de los chupeteros. Luego, combinamos las bolas y las organizamos como deseemos. Armando el nombre del  peque que lo va a usar. Además, lo mejor es que la última bola que coloquemos en el cordón sea la de seguridad. Porque ocultará el nudo con su agujero de mayor proporción diseñado para eso.

Paso 2: Enhebremos

El procedimiento de enhebrarlas debemos hacerlo con la aguja ensartada de hilo y el cordón de satén o de poliéster al que la atamos. Lo que nos permitirá crear un bucle. Ahora, enhebramos las bolas con facilidad. Y cuando hayamos terminado, debemos desatar el hilo que habíamos atado al cordón. Porque no lo necesitaremos más.

Debemos hacer un nudo del lado del bucle. Al mismo tiempo, deslizamos las bolas hacia el nudo que quedará oculto. Recordemos que es el que queda metido en el agujero grande de la bola de seguridad. Ya que está diseñado para ello.

Mientras tanto, con las otras puntas que están al otro extremo del cordón debemos ir haciendo medio nudo. Entonces, debemos fijar con doble nudo el clip del chupetero. Una vez que lo hemos realizado, con sumo cuidado vamos a cortar las puntas del cordón. Aquellas que han quedado encima del nudo. Después, vamos quemando de a poco dichas puntas con el encendedor. Esto, lo hacemos con el objetivo de que esas puntas queden bien selladas. Y no se vuelvan a abrir.

Paso 3: Verificar que tenga seguridad

Comprobemos la resistencia del trabajo que hemos hecho. Ya que, debemos asegurarnos del aguante del nudo. Para ello, tiramos con fuerza de él. Porque es importante que los niños no corran riesgos al tirar del chupetero. Por lo que el nudo debe quedarnos perfecto. Lo suficientemente fuerte para evitar accidentes. De manera, que no corra riesgos de desarmarse con la manipulación del bebé.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *