Cómo dejar el chupete

como-dejar-el-chupete

El chupete es importante para el bebé lactante los primeros meses de vida. El chupe ayuda al niño a calmarse, así que es positivo sus primeros meses, pero si pasado el tiempo continua con un uso frecuente del mismo y hasta tiene dependencia, el chupete puede afectar negativamente su desarrollo. Por ello te enseñamos trucos de Cómo dejar el chupete.

Es recomendable después de los 7 u 8 meses de nacido, que sea reducido el uso del chupete, siempre y cuando el bebé esté lo suficientemente maduro para aceptar que ya no es necesario ese implemento, aunque al final son los niños quienes deciden cuándo es el momento perfecto.

La comunicación, la mejor herramienta

Muchas son las formas que podemos usar para que tu hijo deje el chupete, las cuales verás más adelante. Pero no por este motivo vas a hacer el proceso con agresividad, escondiendo el chupete o simplemente tirarlo a la basura para que el bebé no lo encuentre.

como-dejar-el-chupete2

Esto no es lo más recomendable, puesto que se originan problemas que más tarde, aunque se vea como algo sencillo o un berrinche del niño por un objeto, lo que estamos desencadenando es una serie de factores que comienzan con la inseguridad del infante.

La paciencia es la primera cosa a tomar en cuenta para que tu hijo deje el chupete sin problemas, por ende no lo maltrates, castigues, golpees o incluso llegues a los gritos para que termine más obsesionado con ese elemento que quizás más adelante olvide por sí solo.

La mejor edad para dejar el chupete

Si tú crees que no hay una edad exacta para que tu hijo deje el chupete, pues no le obligues, aunque aconsejan ayudarle en el proceso para que lo desee él mismo ya a los tres años de edad, aunque es solo una de muchas opiniones a tomar en cuenta. Al final es el niño quién decide.

Al igual que con el amamantamiento, llega un momento que el niño ya o desea más el chupete; así que no te sientas preocupada si ves a tu bebé ya grande con ese objeto en la boca, hay que dejar que él mismo se desenvuelva en el ambiente donde vive y decida por sus propios medios que ya no quiere chupete.

Dejar el chupete un proceso de todos

En realidad no hay una herramienta milagrosa con la cual cuentas para quitarle el chupete a tu hijo, mucho menos una pastilla con la cual olvide que es necesario para dormir o tranquilizar; lo más sencillo de establecer son consejos con los cuales puedas hacer que tu hijo deje el chupete.

como-dejar-el-chupete3

El chupete en un objeto que le has dado a tu hijo para que se tranquilizara cuando era un bebé y lloraba. La costumbre vino con el uso del mismo y por consiguiente, somos nosotros mismos los culpables de ese apego del infante a ese elemento que ahora queremos eliminar.

Por esta razón no debes tratar que lo elimine de una manera brusca o con castigos, puesto que tú mismo fuiste quien le obligó a usarlo cuando era inocente y no sabía de ese pequeño utensilio para mantenerse distraído y se quedara dormido en cualquier momento.

El mejor momento para quitar el chupete

No existe un mejor momento, solo la preparación y el justo instante cuando el niño decida que ya no lo quiere; eso es lo que los padres deben esperar sin tener que preocuparse por las consecuencias producidas al final, por quitarle el chupete de manera rápida, brusca y dolorosa.

Influyen muchos factores necesarios e importantes para tomar en cuenta el comenzar a quitarle el chupete al final de los dos años y comienzos de los tres, puesto que estos son los más aceptables como parte de las estrategias a usar para eliminar el chupete. Entre estos factores, tienes:

  • El inicio del colegio.
    El habla del niño.
    El entendimiento.
    La forma de expresarse.
    La socialización con otros niños de su misma edad.

Consejos para quitar el chupete al niño

Nada de gritos

Pelear un objeto, cosa o quizás palabras puede influir para que el mismo bebé se convierta en un rebelde a temprana edad y por consiguiente, termine llevándote la contraria usándolo hasta que él mismo decida que es el momento indicado para dejarlo; la solución es ignorarlo y dejarlo.

Hacer la tetina menos apetitosa

Usa cualquier elemento disponible en la cocina para untar en la tetina y por consiguiente vaya dándose cuenta que la misma no tiene el mismo sabor de antes, lo que conllevará a la larga a dejarlo, puedes hacerlo en la noche o en cualquier descuido que tenga.

Negociar con el niño

Llamamos “negociar” a un posible diálogo entre tú y el niño, para llegar a una solución más viable donde se le pueda envolver con la promesa de premios ricos, deliciosos o jugosos, a manera de intercambio, para llegar a dejarlo; esto no debe incluir golosinas, sino más bien una chocolatina de vez en cuando.

Perderlo

Busca el momento exacto donde deje la tetina sin supervisión; esto será la oportunidad de cogerlo, esconderlo y más tarde tirarlo, tomando en cuenta que al darse cuenta que le hace falta su chupete, lo buscará de manera obsesiva, así que debes consolarlo.

Comunicación

Ir hablando con el niño sobre los problemas que trae el uso del chupete en sus dientes, ya que tienen poco a poco la suficiente madurez para tener una conversación entre los dos para tomar decisiones sobre aspectos que sean importantes, así comprenderá que ya es mayor.

Hacer cortes en la tetina

Con cortes en la tetina, se va haciendo que el chupete no es un elemento muy gratificante o ha dejado de ser delicioso. Por tal motivo, con pequeños cortes en la misma le proporcionarás la excusa perfecta para que olvide de una vez por todas, ese objeto.

Un juguete

Lo importante al final, es hacer que el niño comprenda que el chupete ya dejó de realizar la función importante para lo cual se lo diste, asimismo que ha perdido el valor para su vida. Después de eso, opta por darle un peluche al que pueda abrazar y dormir con él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *