¿Cómo esterilizar los Chupetes?

como-esterilizar-los-chupetes

Un acto que es completamente obligatorio para mantener la salud del bebé es esterilizar los chupetes. Se trata de mantenerlos lo más limpios posible, precisamente porque es un objeto diseñado para estar en su boca. De esta forma se conservan alejados en gran medida los virus y bacterias, muchas más que cuando simplemente se hace un lavado. Por esta razón hay que aprender a hacerlo de la forma correcta, con los diferentes métodos que existen para ello.

Los niños durante sus primeros meses de vida suelen ser bastante delicados. Por esta razón es muy importante controlar y mantener limpio todo lo que lleven a su boca. La idea es evitar que algún malestar pueda atacarlos, sobre todo durante sus tres primeros meses de vida.

Los chupetes particularmente hay que esterilizarlos a diario durante estos tres primeros meses. Junto con ellos también se tienen presente las tetinas o cualquier objeto que interactúe directamente con la boca del pequeño. Lavarlo con agua y jabón no será suficiente en este caso, debido a que su sistema inmune todavía está muy indefenso.

Más adelante y pasada esta etapa tan fundamental, se puede hacer un cambio al respecto. Aunque no puedes dejar pasar una semana sin esterilizar los chupetes, sobre todo si tu hijo los usa por mucho tiempo. Igualmente es importante que al lavarlos no queden residuos que puedan ser dañinos a corto plazo.

como-esterilizar-los-chupetes

La idea no es ser obsesivos con este aspecto, sino más bien tener una limpieza acorde a cada una de sus etapas. Puede que resulte un poco aburrido tener que hacer a diario, pero la salud de tu hijo lo agradecerá. Si no se tienen las precauciones correctas al esterilizar los chupetes, las enfermedades intestinales, fiebres y otros malestares podrían estar a la orden del día.

Esterilizar los chupetes con calor

Una de las técnicas clásicas de la esterilización de los chupetes es hacerlo con calor. Para ello se pueden probar diferentes métodos, la mayoría igual de eficiente. La idea es que te sientas cómodo al realizarlo, para que no te quemes o dañes los objetos. Por lo que puedes probar hasta que conseguir la forma más efectiva.

Una de las maneras es hacerlo mediante la ebullición. La idea es colocar los chupetes en una olla y llenarla de agua hasta cubrirlos por completo. La misma se pondrá a hervir de inmediato, dejándola aproximadamente 15 minutos para eliminar todas las impurezas. Este es el método que más se conoce, ya que se usado por muchos años y para diferentes objetos.

Por otro lado también puedes aprovechar el vapor para limpiar los chupetes de la forma correcta. La idea en este caso no es colocarlos en agua directamente, sino más bien en una especie de colador. El mismo se introducirá en un recipiente con agua, pero sin que pueda tocarla. A medida que el líquido se vaya evaporando se irán limpiando los chupetes, déjalos aproximadamente 20 minutos para garantizar su buena higiene.

También puedes esterilizar los chupetes con frio

Otra técnica menos conocida es la de esterilizar los chupetes usando frío. Para ello nuevamente se introducirán en un recipiente, llenándolo de agua hasta cubrirlo. Luego tienes que buscar un líquido desinfectante, especialmente hecho para este tipo de actos. Se combina con el agua y se lo deja actuar de 30 a 90 minutos, dependiendo exclusivamente del tipo de líquido usado.

Es importante saber que este método es viable mientras no se introduzcan las manos en el agua para sacar los objetos. La idea es mantenerlos los más puros posibles, por lo que debes usar una pinza para manipularlos. Este tipo de desinfectante dura activos en los chupetes durante un día completo. Por lo que puedes sumergir los objetos varias veces al día, para sacarle el mayor provecho.

El microondas es realmente funcional para esterilizar

Un artefacto que es muy usado para esterilizar los chupetes es el microondas, debido a su gran versatilidad. El mismo sirve para esta función, tanto de forma manual como con otros utensilios. Por lo que se trata de un artefacto que te facilitará un trabajo que puede hacerse molesto por tener que hacerlo diariamente.

como-esterilizar-los-chupetes

Uno de los métodos consiste en adquirir un recipiente especial, el cual tiene tapa y que son diseñados para resistir el calor. En él se introducirán los chupetes, llevándolo al microondas durante 3 a 4 minutos. De esta forma se les puede esterilizar con mucha facilidad y esta técnica garantiza aproximadamente 4 horas de una correcta higiene.

Igualmente existen objetos como las bolsas transportas chupetes o los árboles de chupetes que pueden ser muy funcionales. Los mismos ayudan a realizar la esterilización, como si se hiciera al vapor. De igual manera sirven para mantenerlos en buen estado y con la higiene correcta durante un buen periodo de tiempo. Por lo que se les puede sacar mucho provecho de diferentes maneras, usa la que te sea más práctica.

Aprende a usar adecuadamente el esterilizador

Finalmente no hay que negar la existencia de los esterilizadores eléctricos, los cuales facilitan en gran medida el trabajo. Se trata de un artefacto que al introducir el chupete en él realiza la limpieza sin mayores complicaciones. En 5 minutos aproximadamente tendrás listo el objeto, sin que tengas ninguna preocupación de por medio.

Este tipo de aparatos usan la luz UV para ejercer su función. La misma le permite acabar con todos los microorganismos molestos en muy poco tiempo, incluso los que se han acumulado. Además, solo usan agua y con el vapor producido con la resistencia dejan el objeto sin nada de qué preocuparse. Se trata de un objeto que actualmente es muy pequeño, por lo que será fácil de llevar contigo a donde sea que vayas.

Esterilizar los chupetes no tiene que ser tan molesto, si aprendes hacerlo de forma rápida y sencilla. Por eso precisamente es que te damos diferentes formas de hacerlo, porque cuando hay un niño pequeño en casa a veces no se tiene tanto tiempo. Lo importante es mantener el bienestar e higiene del bebé, sin que tengas que preocuparte por si lo estás haciendo de la forma correcta. Por lo que solo es cuestión de práctica, siendo un proceso de adaptación para toda la familia, incluso en este tipo de detalles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat