Cómo limpiar el culito del bebé

como-limpiar-el-culito-del-bebe

Los recién nacidos son personas sumamente sensibles al mundo externo, pues luego de estar alrededor de 40 semanas en el vientre de la madre, de esta aportarle todo lo necesario para su crecimiento, además de la protección, deben ahora adaptarse a las exigencias del exterior y el cuidado que demos al niño es fundamental, incluso a la hora de saber cómo limpiar el culito del bebé hay que apostar por la voz de la experiencia.

La piel es el órgano más grande que tiene el ser humano y en los bebés ocurre la descamación en las articulaciones o a tener una ligera escamas o costras en el cuero cabelludo, pues ellos en esta etapa tienen la piel fina y sin todas las defensas que tiene un niño más grande que ya es un poco más gruesa. Es por ello que la piel debe tener ciertos cuidados y no con la intensión de sobre protegerlo con cremas, sino que poco a poco ella vaya agarrando la dureza para soportar el mundo que lo rodea.

¿Cómo es el aseo de un bebé?

En los primeros días o hasta que se caiga y cicatrice el cordón umbilical, lo ideal es que no sumerjas al recién nacido. Simplemente límpialo o báñalo con una esponja, abarcando todas sus partes y pliegues con suavidad, pero atentos a no dejar ninguna zona sin asear. Recuerda que tus manos siempre deben estar lo más limpias posibles, no olvides lavarlas así sea que vas a bañar a tu bebé.

como-limpiar-el-culito-del-bebe

De este modo, la higiene que realices en la zona umbilical debe estar lo más seca posible, con el fin de evitar infecciones de ninguna naturaleza y que el cicatrizado se realice de forma correcta con los cuidados respectivos.

Para el momento del baño, debes tomar en cuenta que tu bebé no está acostumbrado a choques fuertes de frío o de calor dado a la sensibilidad de su piel, por lo que es recomendable usar agua templada. Esta debe asemejar la temperatura del cuerpo y siempre procura usar jabones neutros.

El aseo debe ser lo suficientemente consciente y rápido para evitar los resfriados. En cinco minutos tu bebé debe estar completamente limpio y debes proceder con el secado. Este se hace con una toalla suave y secarlo asegurándote de llegar hasta los pliegues para evitar la proliferación de hongos en la piel. Luego puedes hidratarlo con aceites o aplicarle cremas hidratantes dando pequeños masajes por todo el cuerpo.

Esta sería el aseo básico diario del bebé, sin embargo, cuando se habla de limpieza el recién nacido hay que tomar en cuenta que además del ombligo, tiene muchas zonas sensibles, pero una de esas áreas que estarás higienizando constantemente es el culito. Pues como su aparato digestivo y urinario es pequeño, y pasan el día consumiendo solo líquidos los primeros meses, es normal que hayan fluidos y evacuaciones frecuentes.

¿Cuándo se deben hacer cambios de pañales?

Los cambios de pañal se hacen indiscutiblemente cada vez que el niño orina o evacúa. Esto llega con el fin de evitar enfermedades en la piel, pues todo aquello que desecha el niño contiene distintos químicos. Al orinar este fluido contienen cierta cantidad de amoníaco, por lo que puede si esta se aloja en el pañal por largo tiempo, irritará en gran medida la piel del bebé. Lo mismo ocurre al defecar, pues expulsa sustancias que son perjudiciales y que con el tiempo la piel puede empezar a absorberlas, ocasionando otro tipo de problemas.

¿Cuáles son los principales productos que debes tener a mano?

Estos deben ser jabón especial para bebé, de preferencia neutro o natural, son muy buenos los que tienen caléndula pues esta planta posee propiedades regenerativas y también los que tienen lavanda pues permiten relajar y calmar la piel y por siguiente al bebé.

Utiliza una esponja natural y aceite de oliva que es excelente para la hidratación y regeneración de la piel, o aceite de almendras dulces que además de hidratar y regenerar es antinflamatorio. También puede tratar afecciones en la piel como irritaciones y alergias en la zona, aporta suavidad, es calmante y reestructura el pH de la piel. Por último, puedes usar una palangana o recipiente doble, o en su defecto dos recipientes para el llenado con agua templada y agua jabonosa, es importante destinar un lado o recipiente con fines específicos al momento del limpiado.

En caso de no estar en la comodidad del hogar o en un sitio de confianza donde no cuentas con todos tus productos, puedes disponer de toallitas suaves no humedecidas, o papel higiénico y alguna pomada protectora para bebés.

¿Cuál es la manera más indicada para limpiar al bebé?

Quitar el pañal con suavidad, para evitar infecciones, limpias de adelante hacia atrás en el caso de las niñas y en los niños limpias primero sus genitales y luego el trasero.

como-limpiar-el-culito-del-bebe

Si el pañal solo está lleno de orina se pudiera prescindir del jabón y lavar simplemente con agua templada. Cuando tiene heces puedes utilizar una toallita humedecida con agua tibia para no irritar el trasero del bebé o, en su defecto, papel higiénico con toques delicados y suaves. Limpias con el jabón diluido en agua y aclaras con agua ayudándote con la esponja para asegurar una mayor limpieza. Para finalizar, con una toalla de algodón, secas realizando ligeros toques para evitar el maltrato en la piel.

Así como se procura retirar el pañal mojado de orina, también se debe procura que quede completamente seco de agua. Antes de colocarle el pañal, puedes ponerle aceites, pueden ser de oliva o aceite de almendras dulces, ya que tienen excelentes propiedades regenerativas en la piel. Además, como generalmente las heces de un bebé son líquidas y cremosas, colocar aceites después de la requerida higiene, impedirá que la próxima evacuación que realice se adhiera a su delicada piel, por lo que facilitará la siguiente limpieza del culito.

Evita las toallitas húmedas, pues están impregnados de productos químicos potentes que pueden alterar el pH de la piel, es decir, la floral bacteriana. Con regularidad los niños pueden desarrollar alguna especie de dermatitis o alergias como rojeces por el simple uso de toallitas húmedas comerciales. En cambio, usa toallitas humedecidas con alguna pomada protectora para bebé, de este modo evitarás la posible aparición de pañalitis en tu niño. Si tu bebé llora, comprueba que no está húmedo, ni sucio, para limpiarle enseguida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat