¿Cómo vestir a un bebé si hace frío?

como-vestir-a-un-bebe-si-hace-frio

Cuando el invierno se acerca… ¿quién quiere quedarse encerrado en la casa? Para las nuevas mamás, es probable que se vuelvan un poco locas con su pequeño recién nacido, especialmente durante los meses de clima frío. A menos que haga un frío peligroso, estar al aire libre ayuda a los bebés a aclimatarse a las estaciones, al ciclo de día y noche, y a menudo calma las preocupaciones. Pero, ¿cómo vestir a un bebé si hace frío? Es una cuestión que preocupa a las mamás.

A pesar de esto, los nuevos padres deben seguir las precauciones de seguridad. Si la temperatura llega a menos de cero grados, no debes sacar a tu bebé, excepto para viajes rápidos de ida y vuelta en auto. Incluso cuando está por encima del punto de congelación, el frío del viento puede hacerlo peligroso ya que los recién nacidos y los bebés aún no tienen la capacidad de autorregular su temperatura corporal, los pediatras recomiendan limitar la exposición a los elementos fríos a unos cuantos minutos a la vez.

Los bebés pierden calor más rápido que los adultos, y cuanto más pequeños son, menos capaces son de enfrentar al frío, los bebés pequeños carecen de la capacidad de aumentar el calor al temblar y no tienen la grasa corporal necesaria para calentarse de nuevo una vez que se enfrían. Una enfermedad respiratoria es peligrosa en bebés.

Para mantener a tu bebé calentito y seguro en invierno, es necesario seguir estos consejos:

Viste a tu bebé en capas

Lo más recomendable es tener a tu bebé con una chaqueta o un traje para la nieve y una manta, vestir a tu bebé en capas le permite ajustarse a sus necesidades. La capa inferior puede ser ajustada, como los leggings y un traje corporal. Encima de eso, puedes poner otra capa de pantalones y una camisa con las mangas largas.

como-vestir-a-un-bebe-si-hace-frio

Puedes terminar colocándole una chaqueta, un sombrero, unos guantes y unos botines calientes para mantener las manos y los pies calientes también. Asegúrate de elegir telas transpirables como el algodón y la muselina para que sea fácil de poner y quitar según sea necesario.

Deja el abrigo en el coche

Quitarle el abrigo a tu bebé en el coche puede parecer una contradicción, pero el problema con ese lindo abrigo hinchado es que si hay demasiado material entre el bebé y las correas del asiento del coche, el material podría comprimirse durante un accidente, dejando espacio para que el bebé no esté asegurado. Los abrigos son inseguros porque necesita aflojar el arnés del asiento de seguridad para acomodarlos, pero en un accidente pueden comprimirse, dejando un gran espacio entre el arnés y el niño, aumentando su probabilidad de lesión.

En lugar de eso, coloca a tu bebé en el asiento del coche primero y luego en capas. Si estás usando una cubierta para el asiento del coche, debes comprar una que no se interponga entre el bebé y el asiento; debe estar sobre la parte inferior del bebé, como una manta, también puedes usar una manta o un abrigo (colocado encima), y luego retirarlo una vez que el coche se caliente para que el bebé no se sobrecaliente, otra opción sería precalentar el vehículo para mantener a tu bebé acogedor.

 Abrígate para salir de excursión

 Si la temperatura o el frío del viento desciende por debajo del punto de congelación, o si se mezclan temperaturas que no son de congelación con el viento o la lluvia, es importante que mantengas a tu pequeño en el interior excepto para excursiones breves, como ir y volver del coche. Si no es el ártico al aire libre, vístelo con una chaqueta de invierno, un sombrero que cubra sus orejas, guantes y una manta para el cochecito o un banderín. Revisa a tu bebé con frecuencia para ver si hay señales de incomodidad, algunas de esta señales pueden ser si su cara se enrojece, su piel está caliente y está quisquilloso, probablemente esté sobrecalentado. Si está quisquilloso, con los ojos llorosos y su piel está fría al tacto, lo más probable es que no esté lo suficientemente abrigado

 Lleva a su bebé junto a ti para que se caliente

como-vestir-a-un-bebe-si-hace-frio

 Las mochilas portabebés son una gran manera de usar tu propio calor corporal para proporcionarle un calor extra al bebé en el clima frío, pero entonces probablemente no necesite ese suéter extra. Aún así, siempre debes mantener su cabecita y sus pies cubiertos ya que así es como pierden calor. Si estás usando la mochila portabebés, asegúrate de que su cara no esté presionada contra tu pecho o ropa (especialmente si estás usando una chaqueta de invierno) para mantener sus vías respiratorias libres.

 Ten cuidado al cubrir el cochecito de tu bebé

Con mucha precaución, tal vez quieras arrojar una manta sobre el cochecito del bebé o protegerlo con esas anticuadas cubiertas de plástico. Pero los pediatras advierten que esto podría comprometer el flujo de aire hacia el bebé en el interior. Muchos cochecitos tienen cubiertas especialmente ajustadas para permitir la circulación de aire apropiada, de lo contrario, puedes ponerle a tu bebé una chaqueta, sombrero, guantes y botas y luego meterlo debajo de una manta al nivel del pecho para mantenerlo caliente y cómodo Si puedes, trata de caminar contra el viento.

Evita la piel seca

Las temperaturas frías, la falta de humedad y el aire recirculado pueden contribuir a una piel seca, con comezón y escamosa. Irónicamente, el agua puede resecar la piel y la mayoría de los bebés no necesitan ser lavados diariamente en el invierno de todos modos. Puedes usar agua tibia (no caliente) y no dejes que tu bebé se remoje demasiado tiempo. Mantén el agua a unos 100°F (puedes meter el codo para medir, el agua debe sentirse cómodamente tibia, no caliente) y limita el tiempo en la tina a 10 minutos, menos para un recién nacido.

Cuando seques a tu bebé, aplica un buen humectante que no tenga tantos químicos, vuelve a aplicar el humectante tantas veces al día como quieras. Considera el uso de ungüentos, los cuales bloquean la humedad mejor que las cremas. Si la piel de tu bebé se pone roja o irritada, llama al pediatra.

Por ultimo, debes estar atento a las señales de advertencia

 Si tu bebé comienza a temblar, o si sus extremidades (manos, pies y cara) están frías y rojas, o se han puesto pálidas y duras, llévalo adentro de inmediato. No debes frotar el área fría para recalentarla, ya que esto podría dañar aún más la piel fría. En lugar de eso, puedes usar paños calientes para recalentar suavemente la piel.

Vigila también que el bebé no trague aire frío. Porque incluso sus encías y dientes pueden doler debido al frío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat