Consejos para bañar a tu bebé

consejos-para-banar-a-tu-bebe

Con la llegada de un recién nacido se obtienen un conjunto de nuevos aprendizajes para los padres. El momento de bañar a tu bebé puede ser bastante intimidante. Es normal sentir miedo al hacerlo, sobre todo porque se trata de un ser muy pequeño. Igualmente es muy fácil estar inseguro, por lo que siempre es bueno conocer algunos consejos al respecto.

El baño del bebé es una actividad que siempre resultará inquietante. Puede que con el tiempo aprendas a hacerlo rápido y de la mejor manera, pero aun así siempre hay que tomar precauciones. Por ello hay que seguir unas pautas.

Como padres debemos de bañar nosotros a nuestro bebé y no dejar que otros se encarguen de ello. Bañar a tu bebé es sumamente importante y debe ser reservado a personas de confianza. Puede que se trate de un niño pequeño, pero su intimidad es trabajo exclusivamente de sus seres más cercanos.

Por esta razón desde los primero días debes de ser tú el que aprenda a realizarlo. Puedes decirle a alguien que te explique o mirar algunos tutoriales al respecto. Todo esto mucho antes de su nacimiento, así conseguirás mayor confianza en ti mismo. No te preocupes que tú sabes que es lo mejor para él, tan solo sigue alguno de estos consejos para que logres hacerlo lo mejor posible.

Deja los temores de lado al bañar a tu bebé

Puede que las primeras veces sientas mucho temor de lastimar a tu hijo, sobre todo si esta recién nacido. Es fundamental dejar los nervios o cualquier otra emoción negativa de lado, ya que se trata de un momento muy importante. Al encontrarte de esta forma puedes cometer más errores, sin ninguna intención, por lo que es mejor estar seguro de ti mismo.

consejos-para-banar-a-tu-bebe

Para ello lo que puedes hacer es informarte al respecto. Es ideal que desde el embarazo los padres se preparen para afrontar este momento del día. Incluso hay cursos prenatales en donde enseñan a hacer esta actividad de la forma más segura posible. Entre más conocimientos tengas, más certeza tendrás que todo saldrá bien.

Ya lo irás viendo con la práctica y, sobre todo, con el primer baño, pero puede haber niños que no lloren nada y hasta disfruten. Hay algunos que se relajan mucho, por lo que es muy fácil bañarlos. Otros niños son más inquietos o lloran mucho durante el baño, por lo que pueden llegar a angustiarte al verles a ellos pasarlo mal. Hay que ser precavido y saber actuar bajo todas las reacciones que se puedan presentar.

Por más complicado que parezca el baño puede ser un momento muy lindo, en donde se desarrollará una mayor conexión. Por lo que relájate y hazlo con calma, sin dejar de lado la precisión. En muy poco tiempo te acostumbraras y tu bebé se sentirá completamente a salvo en tus brazos.

Siempre cuida la cabeza al baño a tu bebe

Un consejo fundamental al momento de bañar a tu bebé es cuidar su cabeza. Se trata de la parte del cuerpo que es más delicada durante sus primeros meses de vida. Mientras ellos no puedan sentarse por su cuenta, deben estar todo el tiempo reposadas en tus brazos o manos. La idea es que no haya ningún accidente con esta parte de su cuerpo, manteniéndola protegida todo el tiempo.

Por otro lado, anteriormente se creía que el primer lugar en mojarse debía ser la cabeza. En la actualidad se ha demostrado que hay que hacer lo contrario, primero las extremidades. De esta forma el bebé no siente que invaden su espacio personal, de manera imprevista. Igualmente su cuerpo podrá adaptarse a la temperatura y a todo el momento en general.

Lo último que tocará el agua será su cabeza, teniendo mucho cuidado igualmente. No hay que echarles mucha, solo lo suficiente para poder limpiarla. Recuerda que los niños tan pequeños no necesitan de tanto esfuerzo a la hora del baño.

Pide ayuda si la necesitas

Pedir ayuda al momento de bañar a tu bebé no está mal, sobre todo por las circunstancias. Un ejemplo de ello es una mamá cuya cesárea haya sido hace poco, necesitará de un apoyo para que todo salga bien. Habla con alguien de confianza para que te acompañe y te pase los diferentes implementos. De esta forma todo será mucho más seguro, tanto para él como para quien lo esté bañando.

La idea no es que necesites de compañías de otro el tiempo, simplemente que poco a poco vayas teniendo mayor seguridad. También es buena idea que siempre haya alguien más en casa cuando vayas a hacer esta actividad. De esta forma tienes a quien recurrir en caso de algún imprevisto, por lo que se trata de un gran consejo que debes tomar en cuenta.

Siempre en un lugar seguro

Es importante tener presente que el bebé necesita de un espacio seguro para bañarse. Por esta razón comprarle su bañera es fundamental, sobre todo antes de que nazca. No tiene que ser una muy moderna, pero sí que pueda estar protegido en todo momento. Igualmente es una forma de que te sientas más tranquilo y confiado de que todo saldrá bien.

consejos-para-banar-a-tu-bebe

El lugar o la mesa en donde se coloque la bañera deben ser igualmente seguros. Se necesita estabilidad y tener todo lo obligatorio a tu completa disposición. De esta forma no tendrás ningún problema al momento de realizar el baño.

Sin frío, ni corrientes de aire

Finalmente el último consejo es cuidar los cambios de temperatura. Los niños pequeños se bañan con agua templada, no fría ni demasiado caliente. Esto porque su piel es muy sensible, al igual que su organismo en general, por lo que es obligatorio un control al aspecto. Para ello puedes probar con la parte posterior de tu codo y así comprobar que este en buenas condiciones.

Igualmente el lugar del baño debe ser cerrado, sin corrientes de aire que puedan llegar a resfriarlo. Las ventanas selladas y los ambientadores a temperatura ambiente es lo ideal. De esta forma los virus también se mantendrán alejados lo suficiente.

Bañar a tu bebé es una de esas habilidades que se adquieren de la forma correcta con la verdadera práctica. Se trata de tu hijo, así que no sientas temor ya que él estará siempre seguro en tus brazos. Infórmate sobre cómo hacerlo bien y siéntete confiado de que todo saldrá de maravilla desde el primer momento.

Las primeras veces siempre son duras para todo, como lo será para tu hijo la primera vez que vaya al dentista, o para ti cuando vives tu primer embarazo, el primer baño a tu hijo, cuando sufras su primer cólico. E incluso cuando tengas que ayudarle a dejar su chupete, un proceso que también te llegará. Pero tanto el pequeño como tú tendrán que enfrentar esa primera vez con naturalidad y luego será mucho más sencillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat