Dentición Infantil Y Las Caries

que-es-un-collar-mordedor2

Los dientes comienzan a salir a partir de los seis meses, a pesar de que cada niño es diferente, suele ser a partir de los 6 años cuándo el niño inicia el cambio de la dentición temporal a la definitiva.

A pesar de que los dientes de leche sean temporales, es muy importante cuidarlos, ya que así el niño adquiere unos buenos hábitos bucodentales (cómo saber que tiene que cepillarse los dientes) Además poder disfrutar de una bonita sonrisa es un factor muy importante en la autoestima del niño. Poder comer, hablar y sonreír con normalidad es muy importante para tu hijo.

Las caries son una causa común de enfermedad en niños pequeños, entre ellas destacan las que aparecen por el abuso de dulces y una falta de higiene después de las comidas.

¿Hay que tratar las caries infantiles?

Muchas personas suelen creer desde el desconocimiento, es que como los dientes de leche son temporales y van a caerse no revisten importancia y sufren caries. Nada más lejos de la realidad, las caries infantiles pueden afectar seriamente a la salud de los dientes definitivos.

  • La pérdida de una pieza dental temprana, puede suponer que la dentición definitiva se desplace y provoca maloclusiones dentales.
  • Conservar todas las piezas dentales mejora y facilita la masticación, la deglución y aprender a pronunciar correctamente.

Prevenir las caries infantiles

Cómo hemos mencionado antes la falta de higiene y una mala alimentación es la causa principal de la aparición de caries en la dentición temporal de los más pequeños, por ello debes vigilar que tu hijo limpia correctamente sus dientes y que no abusa de dulces y chucherías. También debes controlar la cantidad de cereales, pastas y pan, que en definitiva son hidratos de carbono que se descomponen en azúcar.

Por otro lado, existen alimentos que previenen las caries y mejoran la salud bucodental del pequeño. por ejemplo, las frutas y verduras crudas y los alimentos ricos en fibra como los cereales completos. Estos alimentos requieren de una masticación fuerte y una producción de saliva que tiene un efecto de arrastre y autolimpieza de la boca. Por ello, si no tienes un cepillo a mano, puedes darle una manzana para proteger sus dientes.

Es recomendable no acostubrar al bebé a dormirse con el biberón en la boca o endulzar los chupetes con miel o azúcar para mejorar su apetencia.

Limpieza de los dientes

La limpieza de la boca del bebé, comienza desde su nacimiento, donde debes pasar una gasa húmeda después de darle el pecho o el biberón. Esta rutina será de vital importancia cuando empiecen a erupcionar los primeros dientes del bebé para evitar las caries por la acumulación de los azúcares de la leche.

Cuando el pequeño tiene al menos 6 u 8 piezas dentales, puedes empezar a usar un cepillo de dientes pequeño con pasta de dientes. La pasta de dientes debe ser con al menos 1000 ppm de flúor y basta con un grano de arroz.

Cuando el niño tenga 3 años, ya debe ser capaz de cepillarse los dientes correctamente con autonomía.

 

¿Cuándo comenzar a ir al dentista?

Se recomienda comenzar a llevar a nuestro pequeño al dentista a partir de la erupción del primer diente, las visitas deben ser periódicas durante toda la dentición infantil y cuando comienza el recambio dental, para prevenir futuras maloclusiones dentales o caries.

El dentista valorará la evolución dental de la boca de bebé. Los dientes no tienen la capacidad de regeneración de otros tejidos, por ello debemos detectar las caries de manera precoz.

Si no se trata la caries temporal a tiempo, esta puede llegar a la raíz y afectar a la dentición definitiva con la aparición de manchas e incluso malformaciones.

Sellado de dientes

 

Este proceso es una medida preventiva para evitar la aparición de caries en los niños, algunas Comunidades Autónomas la contemplan dentro de la cobertura sanitaria dentro del Sistema Público. Se trata de un proceso sencillo y poco molesto para los pequeños.

Primero se realiza una  limpieza bucal para observar pequeñas imperfecciones o zonas cóncavas donde haya riesgo de formación de caries. Estos huecos, generalmente en los molares se sellas con un material plástico antibacteriano para evitar la formación de caries infantiles.

La durabilidad de estos sellos, depende del estilo de vida del pequeño, tras el sellado se recomienda:

  • Que el niño mantenga un buen higiene dental, se los cepille habitualmente y de manera correcta
  • Reducir la cantidad de azúcar de la dieta
  • Si el dentista lo cree necesario, aplicación de flúor en forma de gel directamente sobre los dientes.

Los dentistas recomiendan esta práctica para proteger la salud de la dentición definitiva del pequeño, ya que una caries en la dentición infantil puede afectar seriamente a la dentición definitiva:

  • Si la infección alcanza la pulpa del diente, esta puede llegar al nervio y afectar a otros órganos como el hígado o el corazón.
  • Esta técnica se recomienda en niños que tengan un factor de riesgo alto de sufrir caries, por ejemplo niños que sufren cardiopatías o nefropatías y niños que ya presentan alguna caries en la dentición temporal.

 

En definitiva, desde cuidar sus dientes y enseñar a tu pequeño a hacerlo desde edades tempranas para que adquiera unos buenos hábitos bucodentales para evitar la pérdida de piezas dentales o la aparición de caries.

Si tienes dudas puedes visitar otros artículos dedicados a la dentición infantil dentro de nuestro blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *