El bebé empieza la guardería

el-bebe-empieza-la-guarderia

Tu bebé está creciendo, sigue siendo un niño para tí por supuesto, siempre será “tu bebé” aunque tenga 50 años, lo sabemos, pero éste nuevo cambio significa mucho para ambos: un pequeño paso en la etapa educativa, un gran salto para tu vida y la de tu niño. El bebé empieza la guardería. Suena fuerte esto para una madre.

Por más que sientas algo de ansiedad o emoción, debes saber que es de lo más natural, y que debes tratar de prepararte para aceptarlo de la mejor manera, y tener paciencia contigo misma y con tu hijo durante el proceso de adaptación, que puede variar y depende de muchos factores, como la capacidad de tu niño a estar con otra persona a cargo que no sean sus padres, así como la interacción con sus pares.

¿CON QUÉ SE VA A ENCONTRAR TU HIJO?

Este será un cambio extremo para tu niño, que implica varias cosas, y puedes verlo de manera negativa o quizás con algo de nostalgia, ya que esto representa un distanciamiento del hogar, de los padres, en algunos casos, sobre todo de la madre, que es quien generalmente lo cuida la mayor parte del día, o en otros casos la “nana” o niñera, que tiene el trabajo de estar con él en su día a día.

el-bebe-empieza-la-guarderia

En cualquier caso representa un cambio drástico en su rutina diaria, pero así y todo forma parte del comienzo de una etapa de desarrollo social trascendental para el niño, son sus primeros pasos en el “mundo exterior”, dónde estará a cargo de personas idóneas para su cuidado y aprendizaje, así como comenzará su vida social independiente del círculo social en el que se mueven sus padres, con los niños que ya conoce y son más allegados a la familia, comenzará a interactuar con sus pares y formar los primeros vínculos de amistad en su vida.

Como hemos dicho, cada niño va a reaccionar diferente según su crianza y sus vínculos previos y la adaptabilidad que tenga para afrontarlos, así como para afrontar cualquier cambio en su vida. Deberás prestar atención a las señales verbales y no verbales, como cambios de comportamiento y demás cambios actitudinales que pueda presentar el niño durante esta etapa.

¿QUÉ ESPERAR?

Debes estar preparado para cualquier cosa, como todo lo demás en la paternidad, ya que es imposible predecir a ciencia cierta la manera en la que se va a sentir tu hijo cuando lo dejes en la guardería por primera vez. Claro que si ya tiene una vida social, aunque sea con personas que pertenezcan a su círculo íntimo, si está acostumbrado a quedarse a cargo de otras personas, por ejemplo sus abuelos, la nana, o algún amigo de la familia así como a interactuar con pares que tengan aproximadamente su edad, la transición será algo más fácil para él y para ti.

Puedes encontrarte con que tu hijo haga berrinches a la hora de tener que dejarlo en la guardería, aunque sea en el período de adaptación que suele durar unos minutos durante unos días, y luego aumenta progresivamente a lo largo de todo un mes, por ejemplo, hasta que logran la hora curricular completa.

La adaptación es esencial para que tu hijo se vaya familiarizando a estar unas horas con la maestra o cuidadora de la guardería y con sus pares, así que se puede mostrar reticente si por ejemplo los primeros días ha tenido problemas al compartir los juguetes o algún otro altercado entre los niños. Puede que te cueste dejarlo durante o un tiempo, o puede que se quede de lo más contento y ni quiera que lo vayas a recoger, entonces la que estará emocionada serás tú, al ver que tu bebé está tan grande.

RECOMENDACIONES

Es importante que te familiarices con la institución, con su maestra (si estamos hablando de la etapa preescolar) o con la cuidadora (si es una guardería a la que llevas a tu bebé para poder comenzar a trabajar, por ejemplo) así tendrás una referencia además del comportamiento de tu hijo cuando se queda, o en casa, podrás expresar todas tus inquietudes o darle alguna recomendación especial en caso que sea necesario.

Prepara a tu hijo, háblale de lo que va a pasar, de qué es lo que va a transitar, explícale que va a ir a un lugar a aprender cosas nuevas, a jugar con nuevos amigos que va a conocer, durante unas horas todos los días.

el-bebe-empieza-la-guarderia

Entusiásmalo con los talleres a los que podrá asistir, con el hermoso patio al que va a ir a jugar, dale todos los detalles posibles, cuéntale del desayuno o de la merienda, previo conocimiento de las actividades que va a realizar; de esta manera él va a tener ganas de ir, antes de que sea efectivo, y podrá pensarlo, evaluarlo y luego plantearte sus propias dudas al respecto y tu podrás dejarlo tranquilo de que todo estará bien.

Asegúrate de que tenga todas sus vacunas al día, y de llevarlo a los controles con el pediatra para verificar si se encuentra bien de salud, ya que la interacción constante con otros niños en un ambiente donde se comparten juegos, es también un caldo de cultivo de enfermedades, de todas maneras desde las instituciones siempre avisan si hay algún brote de alguna enfermedad viral así que solamente toma medidas, no te asustes demasiado.

Mantén una comunicación fluida, pregúntale todos los días cómo le fue y estate atento a las señales indicadoras de que algo anda mal, como por ejemplo si está triste o quizás irritable y molesto, o si no está comiendo como habitualmente lo hace.

Procura despedirte siempre de él en el momento que vayas a dejarlo, no te vayas sin que se de cuenta mientras está distraído o entretenido, sino le estarás generando desconfianza y te será más difícil que se despegue de tí en el futuro. Salúdalo dile que se queda con sus maestras y sus compañeros y que cuando termine lo irás a recoger normalmente.

Dale seguridad, intenta no mostrarte temerosa o indecisa cuando le hablas de la guardería, así él se siente tranquilo del lugar donde va a estar. Si usa chupete, dáselo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *