El consumo de lácteos en bebes y niños ¿Se puede prescindir de ellos?

el-consumo-de-lacteos-en-bebes-y-ninos-se-puede-prescindir-de-ellos

El consumo de leche fortalece los huesos y hace que se desarrollen, crezcan sanos asimismo puedas evitar enfermedades como el desgaste en ellos, decían siempre las abuelitas porque el consumo de lácteos proporcionaba lo necesario para esto. ¿O no es cierto?

Los lácteos no son imprescindibles, eso es una afirmación que hay que tomar en cuenta a la hora de darle la nutrición necesaria para nuestros hijos, quienes son los más necesitados de vitaminas y minerales durante su crecimiento y desarrollo de cada una de sus funciones.

Los alimentos no son imprescindibles

el-consumo-de-lacteos-en-bebes-y-ninos-se-puede-prescindir-de-ellos2

Los alimentos tienen nutrientes que son esenciales para el cuerpo además de importantes para el organismo de las personas y más si se trata de niños lactantes, esto es una afirmación a la cual hay que atender cuando se trata de alimentar a la familia.

Para esto, es necesario conocerlo que cada ingrediente que nos llevamos a la boca a diario aporta a nuestro cuerpo y cada uno de los órganos, que necesitan diferentes incentivos para poder lograr una nutrición celular que logre el funcionamiento normal del cuerpo.

El caso de los productos lácteos en los niños no escapa de esta aseveración ya que el principal componente de estos es el calcio, el cual el organismo de los pequeños absorbe de la leche y lleva directamente a los huesos para fortalecerlos y mantenerlos firmes.

La leche materna en los lactantes

Los bebés desde el mismo momento que nacen deben ser alimentados por la leche de sus madres, que ha sido recogida durante el período de gestación, siendo la que aporta lo necesario para que el infante se nutra y desarrolle las defensas en contra de los virus en el ambiente.

La primera leche que llegan a tomar se denomina calostro el cual es muy rico en minerales, vitaminas además de las proteínas que le proporcionan lo necesario al infante los primeros días de nacido, por ende la importancia que reciba la leche de su madre hasta el 1 años de edad.

Otros alimentos que contienen calcio

Existen otros alimentos que contienen lo mismo que los lácteos en su composición y son fuente de fibra natural como la coliflor, el brócoli o los frutos secos, pero hasta que el niño no cumpla los 6 u 8 meses de edad, no es recomendable darle otro tipo de alimento que no sea leche materna.

Sin embargo muchas veces los niños no quedan satisfechos con la leche que da la madre, por lo que el especialista recomienda dar otro tipo de leche que pueda aportarle lo necesario aparte de la de lactancia materna, de allí que lo principal es tener la asesoría del médico.

El consumo de lácteos en bebés

Se trata de algo en lo que no se ponen de acuerdo en la actualidad, pero que va a depender de cómo se sienta la madre, las ganas del bebé de tomar su leche y el médico que recomienda entre muchas otras cosas, este tipo de producto para la nutrición del niño.

El queso, los yogures y la misma leche completa en polvo o la de vaca, son elementos que se pueden dar al bebé para que crezca sano y fuerte, eso sí sin tener que abusar de alguno de ellos, porque también se pueden sustituir un vaso de leche por una fruta, una verdura u otro ingrediente y que le relaje.

Lo importante es tener en consideración que mientras el niño esté de meses se debe alimentar con  leche materna, después de los 8 meses introducir de a poco la leche completa y después del año, bajar las dosis a tres vasos de leche al día complementados con otros alimentos.

Los estudios médicos lo confirman

Los alimentos lácteos no son muy completos a la hora de ofrecer el calcio necesario para los huesos y demás elementos del cuerpo, por este motivo se debe tomar en consideración la incorporación de otros rubros que aporten quizás más calcio que los lácteos sin ser tan dañinos al organismo.

El calcio en nuestros huesos para formarse

Ya te habrás dado cuenta que le calcio es necesario para el organismo, y que los lácteos la contienen en una cantidad suficiente, pero no solo estos alimentos la contienen también las coles, verduras verdes, sardinas, semillas y frutos secos en igual o mayor proporción.

Se trata entonces de equilibrar en los niños el consumo necesario de cada uno de los nutrientes que necesitan de alimentos naturales, con los cuales puedan tener el acceso necesario a mantener su cuerpo sano y libre de cualquier enfermedad o virus.

Para esto hay que consultar primero con el conocedor que aporte lo  necesario para alimentar a nuestros hijos con todo lo necesario para mantenerse enérgico, crezcan sanos y saludables además de que su desarrollo sea el más correcto adsorbiendo todo de los elementos que consume.

Las enfermedades de los huesos

el-consumo-de-lacteos-en-bebes-y-ninos-se-puede-prescindir-de-ellos3

Se ha comprobado además que muchas enfermedades de los huesos no se producen por insuficiencia de calcio, sino más bien que entran en juego otros factores como la genética o el factor hereditario, haciendo que cada día más se descubran otras formas de recibir algún tipo de enfermedad en el organismo.

La leche y sus derivados debe estar dentro de la dieta de cualquier niño o persona adulta, pero con moderación logrando tomar de estos la nutrición necesaria para desarrollarse bien en el caso de los infantes y el de los adultos para mantenerse en forma y con salud.

La incorporación de lácteos en las dietas

el-consumo-de-lacteos-en-bebes-y-ninos-se-puede-prescindir-de-ellos4

Hay que tomar productos lácteos, pero no en cantidades exageradas, más bien con ayuda de un experto para no caer en el abuso y en vez de ayudar se trate solo de dañar el organismo introduciendo otro tipo de molestias debido a algún producto de estos.

En conclusión se puede decir que los niños deben tener la leche y sus derivados en su dieta diaria sin excederse, además complementarla con otros rubros o alimentos que le ayuden a absorber tanto las vitaminas como los minerales que este tipo de alimento representa para su organismo.

Los lácteos son tan importantes como un mordedor, pero no más, porque no depende de ellos la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *