La hernia umbilical en el Bebé

la-hernia-umbilical-en-el-bebe

Los primeros días de un recién nacido vienen con una gran cantidad de retos para su padres. En ocasiones uno de ellos es la hernia umbilical en el bebé, volviéndose lo que parece un problema. Lo bueno es que la misma no representa ningún peligro para el niño, en la mayoría de los casos. Tan solo hay que conocer de qué se trata exactamente para estar tranquilos.

Un punto que es importante aclarar es que la hernia umbilical es más común de lo que se cree. Se calcula que dos de cada cinco bebés han pasado por esto, sobre todo recién nacidos. El tamaño de la misma también puede variar, dependiendo del niño, siendo unas más pequeñas que otras. Su tiempo de duración en este igualmente varía hasta los dos y cinco años de edad.

¿Qué es una hernia umbilical en el bebé?

la-hernia-umbilical-en-el-bebe2

Ese pequeño bulto que sobresale del ombligo del bebé es lo que se conoce regularmente como hernia umbilical. La misma es el resultado de que una parte del intestino sobresalga a través de una abertura en los músculos abdominales. Estos son aquellos por los que paso el cordón durante la gestación. Esto quiere decir que es causada entonces por el cierre inconcluso del anillo ubicado en esta área del organismo

Es importante resaltar que esta alteración afecta simplemente a la parte estética del pequeño. La misma se hará más notoria al momento de que el bebé exprese alguna emoción fuertemente. Por esto último es que se ve más pronunciada cuando el pequeño llora, ya que suelen contraer los músculos de esta área. Lo primordial es saber que es completamente benigno y que se soluciona con el paso del tiempo.

Algunos síntomas

Las hernias umbilicales en el bebé. Al ser de origen benigno, raramente generan algún síntoma notorio. De igual manera es importante estar atentos a cambios inesperados en esta área, ya que podría tratarse de otro malestar. Esto último porque existen otros tipos de hernias que pueden aparecer y que si generan problemas a corto plazo.

Particularmente las hernias umbilicales suelen causar una pequeña inflamación cerca del área del ombligo. Es más probable que esto ocurra cuando el bebé esta en medio de una rabieta en la que llora muy fuerte. También puede observarse esta leve hinchazón cuando hacen alguna fuerza o incluso cuando tosen. Vigila mucho si está echando los dientes y le molesta la boca.

Por otra parte en el caso de los bebés específicamente las hernias no ocasionan ningún tipo de dolor. Se habla precisamente de los pequeños porque en los adultos esto puede variar, dependiendo del caso particular. Si el niño presenta este síntoma es símbolo de que se está ante un malestar de mayor magnitud.

Sin tratamientos

Es importante destacar para todos los padres preocupados por este tipo de inflamaciones que la misma no necesita tratamiento. Esto porque muchas veces se prueban distintos remedios caseros para disminuir su tamaño, sin éxito alguno. Las fajas son muy usadas para su reducción, pero la misma no es recomendable ya que no produce ningún cambio.

¿Cuándo llamar al médico?

El hecho de que sea algo que aparece en los primeros días de vida y no tenga peligro, no quiere decir que hay que descuidarse. En ocasiones la hernia umbilical en el bebé puede tener algunas consecuencias a las que hay que estar atento. Existen ciertos síntomas que son fuera de lo común en estos casos. Por esta razón es fundamental mantener la comunicación con el pediatra del niño ante cualquier problema.

Lo primero es que cuando estas hernias comienzan a generar algún tipo de dolor es imprescindible la consulta. Precisamente en principio se mencionaba el hecho de que las mismas no ocasionan molestias algunas. Por ello si el bebé comienza a quejarse es ideal que el pediatra entre en acción.

También hay que estar atentos a que el área de la hernia no se endurezca con el paso del tiempo. Esto porque la misma puede estarse encarcelando, lo que tiene consecuencias que son poco frecuentes. Esta situación ocurre cuando el intestino no  regresa a la forma que le corresponde con el paso del tiempo. Por ello queda atrapado, por lo que hay que tomar precauciones en cuanto a su evolución.

Los vómitos y la fiebre también podrían pasar a ser de los síntomas que anuncien algún problema mayor. Ante ellos es igualmente fundamental la comunicación con el médico. El mismo es el único que debe realizar un diagnóstico pertinente con respecto a esta nueva situación.

Intervención quirúrgica

la-hernia-umbilical-en-el-bebe3

La intervención quirúrgica es el mayor  temor de los padres al aparecer este tipo de hernia. Lo bueno es que esta no es la primera opción, recordando que las mismas desaparecen por si solas. Esta solución se toma en cuenta cuando ya ha pasado el tiempo y la misma no se ha resuelto. Pero para que esta ocurra se debe pasar por pasos previos, no es un decisión que se toma arbitrariamente.

Lo primero es que el pediatra remitirá al pequeño a un pediatra especialista en cirugías específicamente. Este profesional es el encargado de determinar si es necesario o no este procedimiento. Uno de los factores a tomar en cuenta es el tamaño de la hernia umbilical y la edad del pequeño. Si la misma es muy grande, incluso teniendo el niño menos de 4 años, puede que se necesite la operación.

Otro factor a tomar en cuenta, como se mencionó anteriormente es la edad. Generalmente se espera hasta los 5 para que la hernia desaparezca por sí sola. Esto si no se ha encarcelado o generado síntomas de molestias en el pequeño. A partir de esa edad se considera seriamente la pronta operación. La cirugía no es de gran magnitud, pudiendo dar de alta al paciente incluso el mismo día si no hay complicaciones.

La hernia umbilical en el bebé no debe ser un tema de tanta preocupación, como parece. Es importante siempre prestar atención a cada uno de los cambios en el cuerpo del pequeño a medida que se desarrolla. Lo primordial igualmente es no alarmarse y siempre mantener la comunicación con el especialista. De este modo la vida del niño se desarrollara con total normalidad y sin preocupaciones para los de su entorno.

La hernia en el bebé es algo tan común como que el niño sienta molestias cuando le salen los dientes pero, a priori, no hay que darle más importancia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat