Paso a paso, cómo curar el muñón umbilical

paso-a-paso-como-curar-el-munon-umbilical

Durante el embarazo, el cordón umbilical suministra nutrientes y oxígeno al bebé en desarrollo. Después del nacimiento, este ya no es necesario, así que se sujeta y se corta. Esto deja un muñón corto.

Al nacer después del momento en que se corta el cordón umbilical, un muñón de tejido permanece adherido al ombligo del bebé. El muñón gradualmente se seca y se encoge hasta que se cae, por lo general este proceso tarda de una a dos semanas después del nacimiento.

Es muy importante mantener el muñón del cordón umbilical y la piel circundante limpia y seca ya que este es el cuidado básico que va a ayudar a la prevención de cualquier infección que pueda aparecer. Puede ayudar también a que el muñón del cordón umbilical se caiga y a que el ombligo sane más rápidamente.

El cordón umbilical de los bebés se sentirá fresco y se verá blanco-azulado justo después de que nazcan. Después de ser sujetado, comenzará a secarse y se volverá amarillo-marrón. Luego se pone algo duro y puede haber un poco de humedad pegajosa en la parte inferior del muñón, luego este se seca, se vuelve negro y se cae.

Limpieza

Primero lávate las manos, puedes usar agua y jabón antes y después de limpiar el muñón de tu bebé.

Luego, limpia de manera suave el muñón del cordón umbilical y la piel que lo rodea por igual.

paso-a-paso-como-curar-el-munon-umbilical

Puedes remojar un bastoncillo de algodón (un hisopo) en agua tibia y jabón suave, preferiblemente neutro, asegura siempre que el agua no este muy caliente. Exprime el exceso de agua y limpia suavemente los lados del muñón y toda la piel al rededor del mismo.

Limpia cualquier sustancia húmeda, pegajosa o sucia que encuentres y al finalizar seca suavemente el área con un paño suave. El muñón generalmente se cae en una o dos semanas, pero hay veces que toma más tiempo. Limpia constantemente alrededor del ombligo hasta que el área haya sanado completamente.

Utiliza baños de esponja, aunque no hay ningún daño en mojar el muñón, los baños de esponja pueden facilitar el mantenerlo seco.

Mantén el área seca

Puedes ayudar a que el muñón del cordón umbilical de tu bebé se caiga y se sane más rápido si tratas de mantenerlo siempre seco entre una limpieza y otra.

Mantén el pañal del bebé doblado debajo del muñón del cordón umbilical. Si el plegado no funciona bien, intenta cortar un área en la parte delantera del pañal antes de ponérselo a tu bebito, para que de esta manera puedas mantener el muñón expuesto al aire. Esta técnica también ayuda a evitar que el contenido del pañal, como la orina, irrite el muñón.

Muchos baños para bebés están ligeramente inclinados. Esto te ayuda a colocar al bebé en posición para un baño.

Evita vestir a tu bebé con camisetas estilo body.

Nunca intentes arrancar el muñón, aunque parezca estar colgando de un hilo.

No uses alcohol para limpiar el muñón. La Academia Americana de Pediatría (AAP) solía recomendar limpiar la base del muñón diariamente con un hisopo de algodón humedecido en alcohol para frotar. Pero los investigadores han descubierto que los muñones sin tratar se curan más rápido que los mojados en alcohol y no tienen más riesgo de infección, así que la AAP cambió su recomendación.

Saber qué esperar

La mayoría de los muñones del cordón umbilical se ven peor de lo que realmente son. Inmediatamente después del nacimiento, un muñón de cordón umbilical por lo general se ve blanco y brillante y puede sentirse un poco húmedo también. A medida que el muñón se seca y se cura, puede que tenga un aspecto marrón, gris o incluso negro, así que no te asustes, esto es completamente normal. Por lo general, no se desarrollarán problemas siempre y cuando mantenga el área limpia y seca.

 paso-a-paso-como-curar-el-munon-umbilical3

El muñón del cordón umbilical generalmente se cae en una o dos semanas. A veces el muñón se cae antes de la primera semana. Otras veces, el muñón puede permanecer más tiempo. Puedes notar una mancha roja de apariencia un tanto rugosa justo después de que el muñón se cae.

Una pequeña cantidad de líquido a veces teñido de sangre puede supurar del área del ombligo, esto es completamente normal y puede durar hasta dos semanas después de que se caiga el muñón. Si no sana o no se seca completamente dentro de 2 semanas, debe llamar al pediatra de tu bebé.

¿Cuándo llamar al médico?

Debes llamar al médico de tu bebé si llegas a notar cualquier signo de infección ya que esto significa que necesita un tratamiento inmediato para detener la propagación de la infección. Estos signos pueden ser:

  • Pus (líquido amarillento) que está alrededor de la base del cordón y generalmente tiene un mal olor.
  • Piel roja y sensible alrededor de la base del cordón.
  • Tu bebé llora cuando tocas el cordón o la piel alrededor de él.
  • Tiene fiebre.

También es importante que contactes al médico si notas cualquier otro problema con el área del cordón umbilical, como por ejemplo:

Una protuberancia húmeda y roja en el ombligo de tu bebé que dura más de dos semanas después de que el cordón umbilical se ha caido. Esto puede ser una hernia umbilical, que por lo general desaparece por sí sola. Pero por precaución debe ser vigilada por un especialista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *