¿Qué es el suelo pélvico?

que-es-el-suelo-pelvico

El suelo pélvico está formado por una serie de elementos musculares que se sitúan en la parte inferior del cuerpo de la mujer, cuya función tiene que ver con la de ser el sostén de cada uno de los órganos que lo componen: la vejiga, la vagina y el útero.

Estos músculos se encargan de mantener los órganos en su correcta posición, logrando que cada uno de ellos se funcione de manera independiente desarrollando su función y que no se desvíen de su posición normal provocando diversos problemas en la mujer.

que-es-el-suelo-pelvico2

Entre los problemas que el desgaste del suelo pélvico puede provocar en la mujer, puedes encontrar:

  • Incontinencia

Es una enfermedad causada por la pérdida frecuente de orina, que no se aguanta en la uretra o vejiga por el debilitamiento tanto de ésta como de la pared o suelo pélvico, perdiendo toda voluntad de evacuar o retener la orina en la vejiga.

  • Prolapso

Es una afección que consiste en bajar un órgano de su posición normal, entre los que se cuentan el anal o el uterino como consecuencia del debilitamiento del suelo vaginal o pélvico, estirándose y dando lugar a que el útero pueda bajar hacia la vagina.

  • Pérdida del apetito sexual

Sucede cuando la persona no logra tener satisfacción o disfrute del acto sexual o las acciones propias del mismo en sí que pueden ser el deseo, excitación u orgasmo impidiendo que se llegue a sentir una vida sexual plena por causa del debilitamiento del suelo pélvico.

  • Dolor de espalda

Aparece por una lesión en alguno de los músculos de la parte baja de la espalda o zona lumbar, que se agudiza a raíz que el suelo pélvico pierde fuerza, por tanto es doloroso cuando comienza a tener problemas de estiramiento de estos músculos.

Movimientos del suelo pélvico

El suelo pélvico no es rígido, sino más bien un músculo que se estira y encoge según los movimientos que se realicen, pero es algo propiamente de la naturaleza corporal de la persona, es decir, si se cambia de postura entre sentado, parado, agachado siempre éste cambia.

Cuando el suelo pélvico ya está desgastado, generalmente sucede por los partos pélvicos que tenga una mujer, comienza a escaparse algo de líquido de la vejiga, no pudiendo retenerlo por voluntad propia, bajando de este modo la autoestima de la persona que lo padece.

Cuidar el suelo pélvico desde que se es joven, podrá hacer la diferencia cuando se llegue a la edad madura, evitando manteniendo la calidad de vida de las féminas en un nivel óptimo, incluso cuando su periodo fértil ha acabado por eso es importante conocer de este tema.

Momentos en los cuales puede afectarse el suelo pélvico

  • En el embrazo.
  • Preparación al parto.
  • Problemas de incontinencia.
  • Principio de prolapso.
  • Dolores de lumbago.
  • Hinchazón o inflamación de la pelvis.
  • Dolor en el bajo vientre.
  • Debilidad en las articulaciones y suele haber una especie de hormigueo.

Estabilidad emocional y física de la mujer

que-es-el-suelo-pelvico3

Cuando los músculos de la pelvis de la mujer pierden elasticidad, se vuelven flácidos y comienzan los problemas. Es importante saber reconocer que hay algo que está fallando y acudir de inmediato al médico para que nos revise y nos de las posibles soluciones al padecimiento y aumentar la autoestima de la persona.

Tienes que saber que la mujer cuando sufre esta serie de alteraciones en su organismo pierde confianza en sí misma, llegando a sentir vergüenza, timidez, se vuelve introvertida, entre muchos sentimientos más que la hacen hundirse en la depresión.

Nada más la incontinencia se alza como síntoma principal cuando se llega ya a la edad adulta y se van produciendo cambios internos en el cuerpo de la mujer, obligándola a encerrarse y no querer salir a divertirse o a hacer diferentes actividades que le ayuden a una mejor calidad de vida o a disfrutar.

El embarazo y el suelo pélvico

Cuando la mujer queda embarazada, a medida que el bebé hace presión en esta musculatura, se va alargando para dar oportunidad que no se ejerza demasiada presión en la vejiga y por tanto sufre mucho durante los nueve meses de gestación.

Otro dato destacable es que que durante este período las mujeres van al baño más veces y con frecuencia debido a la fuerza que el feto ejerce contra la vejiga, traduciéndose en la necesidad de muchas micciones durante el día, y por consiguiente también sufre este órgano.

De igual forma al producirse el parto vaginal el músculo pierde un poco de su fuerza de contención, generando que en lo sucesivo se pueda producir alguno de los problemas antes mencionados y hay que resolver la pérdida de orina involuntaria.

La mujer y la menopausia

Los cambios hormonales y físicos que experimentan las mujeres durante la menopausia también tienen su incidencia en esta musculatura, que con el tiempo va perdiendo elasticidad y se debilita más, produciéndose los problemas que antes mencionamos.

Parte de todos los molestos síntomas que tiene el debilitamiento del suelo pélvico, le siguen otros más cuando llega la menopausia que también son fuertes para el desequilibrio emocional de la mujer, por lo que te recordamos algunos y además los que se suman:

  • Dolor pélvico.
  • Dolor lumbar.
  • Dolor abdominal.
  • Inflamación.
  • Infección urinaria.
  • Infección vaginal.

Calidad de vida para la mujer

Cuando sucede el debilitamiento del suelo pélvico en la mujer, es importante señalar que se debe acudir de inmediato al gineco-obstetra para llegar a las posibles soluciones que ayuden a mantener en forma el músculo de la pelvis y así evitar cualquiera de estos síntomas.

Después del parto, se hace necesario que la mujer aprenda a hacer ejercicios para que el músculo logre llegar a la forma que tenía antes de éste momento y así evitar la flacidez que más tarde puede traerle consecuencias más inevitables y sin remedio.

De todas formas no todos los organismos son iguales y muchas veces los kilos de más y el sedentarismo ayudan a manifestar o agravar más los síntomas del descolgamiento del suelo pélvico debilitándose a diario y produciendo el inevitable prolapso cuando se es ya mayor.

Si una vez estás en periodo de lactancia notases molestias las molestias o síntomas descritos, es bueno que te revises, para comprobar que tras el embarazo y el parto todo está correctamente o, si por el contrario, ha habido algún problema con tu suelo pélvico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *