¿Tu bebé no quiere saber nada de la fruta? Trucos para que la acepte mejor

tu-bebe-no-quiere-saber-nada-de-la-fruta-trucos-para-que-la-acepte-mejor-instagram-entrepadresmallorca

¿Tu bebé no quiere saber nada de la fruta? Vamos a darte trucos para que la acepte mejor y que darle a tu pequeño este alimento tan esencial no se convierta en una batalla campal. No es raro que tengas que enfrentarte a esto, pues de hecho muchos padres tienen que enfrentar desafíos importante a la hora de alimentar a sus hijos. Si a tu hijo le gusta todo y no pone impedimentos en comer lo que le das, estás de enhorabuena, porque lo normal es que los niños rechacen algún que otro alimento. La verdura sobre todo, pero también el pescado y, en ocasiones, por extraño que nos parezca, la fruta.

Cualquiera diría que los niños adoran la fruta. De hecho, es posible que no quiera tomarse su papilla pero sí se coma con agrado ese delicioso potito de frutas que le das como merienda o como postre. Pero también puedes llevarte la sorpresa de que ni en potitos, que de pronto deja de gustarle la fruta, o que no admite tomar la fruta por sí sola cuando ya tiene edad para empezar a probar otros alimentos más sólidos. Lo primero y fundamental es no perder los nervios.

El papel de los padres, esencial

Cierto que los padres solemos estresarnos cuando vemos que alguno de los alimentos de la pirámide nutricional queda fuera de las preferencias de nuestros retoños. No queremos que nuestro hija sufra carencia de ningún nutriente, y es que sabemos que todos ellos son fundamentales para el crecimiento de los niños y para su correcto desarrollo físico e intelectual. Pero si bien la alimentación es un factor clave para que el niño crezca sano, sin embargo tampoco debemos llevarlo al extremo. Hay maneras de paliar estos problemas y de conseguir que nuestro hijo consuma todo lo que necesita. Eso sí, tengamos paciencia.

Si nuestro hijo siente aversión por un alimento, supongamos la fruta, y nosotros entramos en su juego, lo que sucederá será que directamente acabará por declararle la guerra a ese alimento. La solución no está en imponer, sino en buscar alternativas. Pensemos que los niños son volubles en sus gustos y que, lo que hoy no les gusta, mañana puede encantarles, y viceversa. Hoy no quiere manzana, pero tal vez mañana él mismo te pida que le pongas una manzana para la merienda. Quizás cambia de color cuando le pones un plátano pero se le iluminan los ojos cuando le preparas ese bizcocho o ese flan que, curiosamente, ¡¡lleva plátano!! Por eso, tengamos paciencia.

tu-bebe-no-quiere-saber-nada-de-la-fruta-trucos-para-que-la-acepte-mejor-instagram-mama-primeriza7

No hay mucha diferencia con respecto a los adultos en esto de las preferencias gastronómicas, pues también a los mayores hay alimentos que se nos resisten y que preferimos ni probar. Pero claro está, a nosotros nadie nos regaña y, si no queremos comerlo, no lo comemos y punto, nadie nos insiste, porque no somos conscientes de que nuestro organismo también necesita esos nutrientes. Cuando se trata de niños la cosa cambia y nos ponemos muy pesados. Lógico, pero contraproducente.

Lo primero es comprender al niño. No le gusta la manzana, ok. Pues durante un tiempo, no le obligaremos a comer manzana, o al menos así como él acostumbra a verla. Hay otras alternativas, como otras muchas frutas. Pero también hay otras fórmulas para que se coma esa fruta sin darse cuenta.

Trucos para que el niño coma fruta

De acuerdo, me dirás: no hay problema si no come manzana, pero es que mi hijo no quiere ni manzana, ni plátano, ni peras, ni ninguna otra fruta. Cero fruta en su dieta en estos momentos. ¿¿Qué hago?? La situación aquí es más delicada, pero imaginación al poder, porque tendremos que encontrar maneras de meterle esa fruta veladamente. Aquí van unas cuantas ideas.

Si es un bebé, puedes darle batidos hechos con frutas y galleta, con leche, para que el sabor ácido de la fruta no se perciba mucho. Potitos, papillas y purés son opciones, incluso si ya va siendo hora de que el bebé pase a comer sólido. A fin de cuentas, las vitaminas de la fruta serán las mismas ya las coma sólidas o en puré.

tu-bebe-no-quiere-saber-nada-de-la-fruta-trucos-para-que-la-acepte-mejor-instagram-nutrilarissazutter

Si el niño ya es más grande, podemos preparar recetas divertidas con fruta. Por ejemplo, crepes rellenos de frutas, o tortillas rellenas de puré de fruta. También podemos elaborar pizzas dulces, que lleven chocolate y trocitos de fruta. Otra posibilidad es darle a tu hijo un helado en el cual habremos introducido algunos trocitos de fruta picada.

Tenemos las magdalenas y bizcochos con trozos de fruta y las empanadillas de plátano, chocolate, aderezadas con canela o miel. De todas estas formas, tu hijo estará comiendo fruta.

Jugando con la fruta

Jugar con la comida sí está permitido. Y es que el juego es un método infalible para hacer que nuestros hijos vean la vida y su entorno con otros ojos. Cuando decimos esto, incluímos la fruta y los alimentos también. Si tienes habilidad, puedes crear formas divertidas en las piezas de fruta, o crear un collage con frutas variadas. La fruta pasará a ser vista por tu hijo como piezas del juego y le resultará mucho más interesante comerla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat