Un collar para la dentición

Hay muchos aspectos importantes que debemos considerar a la hora de colocar un collar para la dentición a nuestro bebé. La agencia del gobierno de Estados Unidos FDA o Food and Drug Administration (administración de alimentos y medicamentos); emitió un alerta durante el mes de diciembre del pasado año 2018. Allí, se dirige a todas las personas responsables del cuidado de los bebés. Tanto, padres, como cuidadores y personal de salud, entre otros. A propósito de los posibles accidentes que puede producir un collar para la dentición. Haciendo particular mención de un lactante de 18 meses de edad que murió estrangulado por un collar para la dentición. El cual tenía puesto mientras que estaba dormido.

No obstante, en España su uso también se ha popularizado y se han puesto de moda. Aproximadamente, desde hace como una década, en la que los collares para la dentición han sido criticados por muchas autoridades. Incluso, han sufrido su retiro del mercado por parte de entes institucionales como Consumo, quienes han destacado su peligrosidad. Sin embargo, en la actualidad están disponibles en infinita cantidad de tiendas del mercado español.

Por ello y muchos otros casos más, bien documentados,  la FDA alerta sobre graves y múltiples riesgos que implica el uso de un collar para la dentición. Asimismo, reflexiona acerca de la inutilidad de estos productos. Insistiendo en que no aportan ningún beneficio. Sino que por el contrario expone a nuestros pequeños a muchos peligros. Por lo que no lo recomiendan para el alivio de las molestias ocasionadas por la aparición de la dentición infantil. Así, como tampoco para el uso de personas con requerimientos especiales. Donde han sido utilizados para la estimulación de sus sentidos. Por ejemplo, en personas con trastornos de hiperactividad, déficit de atención o autismo. Para quienes tampoco son recomendables.

Un collar para la dentición o peligro para nuestro bebé

Asimismo, The American Academy of Pediatrics o Academia Americana de Pediatría. También, sugiere el uso de otras medidas que alivien los síntomas de la dentición infantil. Por ejemplo, que frotemos las encías del bebé con nuestros dedos limpios. O bien, que utilicemos anillos de goma para la dentición que el peque pueda morder tranquilamente. Tampoco, recomienda la utilización de un collar para la dentición. Porque considera estos accesorios como peligrosos, al exponer a los bebés a riesgo de asfixia mecánica y estrangulamiento. Debido a que se colocan como cualquier collar en el cuello del niño. Por lo cual pueden contribuir a que este se ahogue. Sobre todo cuando no lo vigilamos. O bien, en un simple descuido. Por otra parte, un collar para la dentición, también puede romperse y el bebé puede tragarse sus cuentas. Siendo, todas estas, las causas más comunes de muerte en lactantes y preescolares.

Un collar para la dentición

Consideraciones y advertencias al usar un collar para la dentición

Sin embargo, pese a las advertencias. Si buscamos un collar para la dentición en el mercado español. Lo encontraremos con facilidad. Tanto en tiendas presenciales como online. Por ello, es importante que si a pesar de todos los argumentos de especialistas, sociedades científicas e instituciones calificadas; decidiéramos comprarle y colocarle a nuestro bebé un collar para la dentición, debemos considerar que:

  • Debemos vigilar siempre y en todo momento a nuestros hijos. Sobre todo si le hemos puesto un collar para la dentición. Ya que, debemos estar bien atentos a que no se estrangule, ahogue o asfixie con ese accesorio.
  • Podemos hacer que nuestro bebé lleve el collar en la muñeca o alrededor del tobillo. Aunque sigue siendo peligroso, minimiza el peligro de ahorcamiento inmediato por tenerlo en el cuello.
  • Es importante que no le pongamos el collar a nuestro bebé y lo mantengamos lejos de su alcance. Si no lo estamos vigilando o si lo vamos a perder de vista. Así se trate de pocos minutos.
  • No debemos poner un collar para la dentición en bebés dormidos. Por el contrario, debemos quitárselos sea cual sea la hora en que este tome su siesta. Lo importante, es evitar cualquier riesgo de muerte por estrangulamiento o asfixia. Así que ninguna medida a extremar será exagerada.
  • Tratemos de poner en práctica otras recomendaciones de la FDA y de la Academia Americana de Pediatría. Por ejemplo, hacerle masajitos en su encía inflamada con nuestros dedos bien limpios. En definitiva, alternativas que no resulten peligrosas para que ayudemos a aliviar el dolor y las molestias.
  • Consultemos siempre al pediatra cualquier duda o inquietud que tengamos acerca de nuestro peque. La idea es que podamos ayudarle siempre de la forma más asertiva y saludable. Sin poner en riesgo su integridad física o incluso su vida.

Opciones sin peligros para aliviar las molestias de la dentición infantil

Existen mecanismos más seguros que podemos emplear para ayudar a nuestro bebé. Al mismo tiempo, que son maneras más seguras de aliviarlo cuando le están saliendo sus dientes. Por ejemplo:

  • Seguramente, una de las mejores formas de aliviar las encías cuando se aproxima la dentición es hacer masajitos. Directamente con nuestros dedos bien limpios vamos a frotarle con delicadeza el área inflamada.
  • Si ya comenzó la ablactación o comenzó a comer alimentos a parte de la lactancia materna. Entonces, podemos darle alimentos semisólidos fríos. Pero no congelados para evitar que se haga daño.
  • Juguetes o mordedores. Preferiblemente de una sola pieza, que no se desarmen. Tampoco contengan piezas miniatura. Para evitar riesgos de ahogamiento o asfixia. Por ejemplo, los juguetes para morder de silicona, material plástico o goma son muy buenos recursos para aliviar el dolor y las molestias en las encías. Además, podemos enfriarlos un poco en la nevera. Pero, siempre sin congelarlos para que nuestro peque no se haga daño. Pues, la idea es bajarle un poco la temperatura. De manera, que la mordida le resulte agradable, lo refresque y le alivie. También, podemos emplear una toalla limpia de algodón  que podemos humedecer.
  • Los medicamentos analgésicos pueden ser muy útiles en determinados momentos. Pero, siempre sin abusar de ellos. Preferiblemente, consultemos con el médico pediatra para que nos indique dosis y cuando dárselo. Además, existen algunos geles y cremas que pueden llegar a ser útiles en determinados momentos.

Un collar para la dentición

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *